Buscar

Si los resultados no te satisfacen, intenta una nueva búsqueda con otros términos.

38 resultados de la búsqueda de: economia circular

4

Economía Circular: ¿Qué hay de nuevo, viejo?.


 

Esta célebre frase de Bugs Bunny podría ayudarnos a entender qué es esto de la Economía Circular. ¿Se trata realmente de un concepto nuevo o por el contrario es un viejo conocido?.

Modelo productivo lineal.

Después de la 2ª Guerra Mundial, se produjo el milagro económico que propició un aumento desmesurado de la producción y de la generación de residuos, “basura”. La gestión de esa basura comenzó a convertirse en un problema ya que con un modelo productivo lineal, cuyo esquema responde a la formula: «Produzco-Consumo-Tiro”; cuanto mayor era el crecimiento económico de un país, como agente individual y extrapolado a un contexto de economía global, mayor era el consumo de recursos y más basura se producía.

Con unas previsiones que sitúan la población mundial en 9.000 millones de personas  para 2050, el horizonte de agotamiento de los recursos naturales del planeta, parece cada vez más cercano y las toneladas de residuos que se generan cada día, una realidad que avanza sin freno.

Así que la pregunta está clara, ¿cómo puede funcionar la Economía a largo plazo si todo lo que hacemos es consumir recursos para fabricar algo que al final tiramos?.

Modelo productivo circular.

La Economía Circular es un planteamiento económico-productivo en el que, según sus fundadores, la Economía consiste en un ciclo continuo de desarrollo positivo que conserva y mejora el capital natural, optimiza el uso de los recursos y minimiza los riesgos del sistema al gestionar una cantidad finita de existencias y unos flujos renovables.  (Fundación Ellen MacArthur).

La principal diferencia radica por tanto en el hecho de plantear un nuevo modelo productivo en el que el consumo de recursos naturales es nulo, ya que proceden del propio ciclo productivo que los ha recuperado.
imagen 1 circular
Con este enfoque circular se respeta el ciclo de la naturaleza, donde nada se destruye, todo se transforma.  Es en este contexto en el que hay que incluir acciones que habían quedado apartadas del proceso y que se han identificado como las 7R: Repensar, Rediseñar, Reducir, Reutilizar, Re-fabricar, Reparar, Reciclar.

Esta fórmula no parece nueva,  todos podríamos recordar frases de nuestra niñez que nos recuerdan estos conceptos, “aquí no se tira nada”, “si a ti no te sirve, a otro le servirá”, “mira a ver si se puede utilizar para otra cosa”, “arréglalo”… Entonces, ¿dónde está la diferencia?.

Los principios de la Economía Circular.

La Economía Circular ha existido siempre, desde que el hombre comenzó a poblar la Tierra, pero antes era una economía circular implantada desde la pobreza y la escasez, no había necesidad de convencer a la gente de que había que hacerlo. Hoy en día, implantar este cambio en el sistema económico supone una revolución social, ya que depende del consumidor. Acostumbrarnos a consumir menos para no agotar los recursos naturales y no generar más basura.

Sin embargo, para que la economía de un país crezca, se necesita consumir, ¿cómo va a ser posible combinar ambos preceptos?.

La Economía Circular proporciona múltiples mecanismos de creación de valor no vinculados al consumo de recursos finitos, distinguiendo entre ciclos biológicos y ciclos técnicos. El ciclo técnico consiste en la gestión  de materias finitas. El uso sustituye al consumo. Las materias técnicas se recuperan y la mayor parte se restaura en el ciclo técnico. El ciclo biológico comprende el flujo de materias renovables. El modelo descansa sobre tres principios:

Principio 1: Preservar y mejorar el capital natural controlando reservas finitas y equilibrando los flujos de recursos renovables.

Principio 2: Optimizar los rendimientos de los recursos distribuyendo productos, componentes y materias con su utilidad máxima en todo momento tanto en ciclos técnicos como biológicos. Esto implica diseñar para refabricar, reacondicionar y reciclar para mantener los componentes técnicos y materias circulando y contribuyendo a la economía. Los sistemas circulares utilizan bucles internos más estrechos (p. ej., mantenimiento en lugar de reciclaje).

Estos sistemas maximizan también el número de ciclos consecutivos y/o el tiempo empleado en cada ciclo, aumentado la vida útil de los productos y optimizando
la reutilización, upcycling.  A su vez, el compartir incrementa la utilización de los productos. Los sistemas circulares promueven también que los nutrientes biológicos vuelvan a entrar en la biosfera de forma segura para que la descomposición resulte en materias más valiosas para un nuevo ciclo.

Principio 3: Promover la eficacia de los sistemas detectando y eliminando del diseño los factores externos negativos.

El crecimiento económico, definido por el PIB, se obtendría principalmente mediante una combinación de los mayores ingresos derivados de las actividades circulares emergentes y el menor coste de producción por la utilización más productiva de los insumos. Con otra gran ventaja adicional  para los consumidores,  tener planeta para el futuro.

Características de una Economía Circular. La creación de valor.

Las características fundamentales de una Economía Circular impulsan cuatro fuentes claras de creación de valor según la Fundación Ellen MacArthur.

El poder del círculo interior se refiere a la idea de que cuanto más estrecho sea el círculo, más valiosa será la estrategia. Reparar y mantener un producto, por ejemplo un coche, preserva la mayor parte de su valor. SI ya no es posible, cada uno de los componentes puede reutilizarse o re-fabricarse. Esto preserva más valor que solo reciclar los materiales. Los círculos internos preservan más integridad, complejidad, mano de obra implícita y energía de un producto.

El poder de circular más tiempo se refiere al número de ciclos consecutivos y/o el tiempo en cada ciclo para los productos (ej., reutilizar un producto varias veces o ampliar la vida útil del producto). Cada ciclo prolongado evita la materia, la energía y la mano de obra que conlleva crear un nuevo producto o componente. Sin embargo, en el caso de los productos que requieren energía, la vida útil optima debe tener en cuenta la mejora de los rendimientos energéticos a lo largo del tiempo.

El poder del uso en cascada se refiere a la reutilización diversificada en toda la cadena de valor, por ejemplo cuando la ropa de algodón se vuelve a utilizar primero como ropa de segunda mano, luego pasa a  la industria del mueble como relleno de fibra de tapicería y este relleno de fibra es utilizado posteriormente en aislamiento de lana de roca para la construcción-sustituyendo la introducción de materias vírgenes en la economía de cada caso- antes de que las  fibras de algodón se devuelvan de forma segura a la biosfera.

El poder de los insumos puros, por último, radica en el hecho de que los flujos de materias no contaminadas incrementan la eficiencia en la recogida y redistribución, manteniendo la calidad, especialmente la de las materias técnicas, lo que a su vez aumenta la longevidad de los productos, incrementando así la productividad del material.  (Fuente: Fundación Ellen MacArthur).

La realidad en la Unión Europea.

Mientras la gran mayoría de las empresas (un 70%) son conscientes de la necesidad de comprender este tipo de beneficios y pérdidas sociales y ambientales, menos del 10% de las empresas tienen un método de análisis que les proporcione información detallada.

Dentro de la Unión Europea, Holanda es el país más avanzado en el desarrollo e implantación de estás políticas sociales y medioambientales. No en vano, fue durante su periodo de presidencia de la UE cuando se estableció el primer plan que dio paso a las primeras normas sobre Economía Circular.

En la actualidad, la Estrategia Europa 2020 que plantea un crecimiento inteligente, sostenible e integrador, es el horizonte más cercano. La Comisión Europea presentó en diciembre de 2015 su Plan de Acción  para una economía circular en Europa. Dicho Plan tiene como objetivo señalar las diferentes medidas (hasta un total de 54) sobre las que la Comisión Europea estima que es necesario actuar en los próximos 5 años para avanzar en economía circular. Las medidas afectan a cinco áreas fundamentales: plásticos, residuos alimentarios, materias primas críticas, construcción y demolición y finalmente  biomasa y bioproductos. Las normas dictadas a nivel europeo, han de ser desarrolladas en cada país miembro.
horizonte 2020
En España los Ministerios de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente y de Economía, Industria y Competitividad han impulsado el Pacto por la Economía circular, firmado el pasado 18 de septiembre de 2017, con objeto de implicar a los principales agentes económicos y sociales de España en la transición hacia este nuevo modelo económico.

Cada vez más empresas y Administraciones Públicas aplican la Economía Circular gestionando de forma eficiente los activos que ya no necesitan. Desde Surus Inversa, a través de nuestras soluciones integrales, ayudamos a los departamentos de Medio Ambiente, Sostenibilidad y Responsabilidad Social Corporativa, a establecer y alcanzar sus objetivos en materia de economía circular.

5

Aplicación de la economía circular en las empresas: desmantelamiento de instalaciones industriales en desuso

Para la entrada de esta semana, os traemos un resumen del ensayo: “La economía circular aplicada al desmantelamiento de instalaciones industriales en desuso”; escrito por Enrique Pelluz (Departamento de operaciones de Surus Inversa) y divulgado recientemente por el Club Español de la Energía, a través de su publicación trimestral “Cuadernos» En Surus Inversa aplicamos los modelos […]

7

Surus Inversa firma el Pacto por una Economía Circular 2018-2020


Desde Surus Inversa llevamos tiempo aplicando los principios de la economía circular, un cambio de paradigma por el que la Unión Europea ha hecho una apuesta fuerte y que puede contribuir de manera decisiva a la sostenibilidad y a la reindustrialización del continente. Y es que, según la Comisión Europea, sólo con aplicar rigurosamente la legislación de residuos en la UE se generarían 400.000 empleos y supondría un ahorro de 72.000 millones de euros al año. Además, aumentaría el volumen de negocios anual de la UE en el sector de la gestión de residuos y del reciclado en 42.000 millones de euros de aquí a 2020.
Surus Inversa MAPAMA Pacto Economia CircularPor todos estos motivos, hemos recibido con esperanza el hecho de que el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA) y el de Economía, Industria y Competitividad hayan impulsado el Pacto por una Economía Circular con objeto de implicar a los principales agentes económicos y sociales de España en la transición hacia este nuevo modelo económico. Surus Inversa ya forma parte de estas organizaciones mediante la firma de los siguientes compromisos:

  1. Avanzar en la reducción del uso de recursos naturales no renovables, reutilizando en el ciclo de producción los materiales contenidos en los residuos como materias primas secundarias siempre y cuando quede garantizada la salud de las personas y la protección del medio ambiente.
  2. Impulsar el análisis del ciclo de vida de los productos y la incorporación de criterios de ecodiseño, reduciendo la introducción de sustancias nocivas en su fabricación, facilitando la reparabilidad de los bienes producidos, prolongando su vida útil y posibilitando su valorización al final de ésta.
  3. Favorecer la aplicación efectiva del principio de jerarquía de los residuos, promoviendo la prevención de su generación, fomentando la reutilización, fortaleciendo el reciclado y favoreciendo su trazabilidad.
  4. Promover pautas que incrementen la innovación y la eficiencia global de los procesos productivos, mediante la adopción de medidas como la implantación de sistemas de gestión ambiental.
  5. Promover formas innovadoras de consumo sostenible, que incluyan productos y servicios sostenibles, así como el uso de infraestructuras y servicios digitales
  6. Promover un modelo de consumo responsable, basado en la transparencia de la información sobre las características de los bienes y servicios, su duración y eficiencia energética, mediante el empleo de medidas como el uso de la ecoetiqueta.
  7. Facilitar y promover la creación de los cauces adecuados para facilitar el intercambio de información y la coordinación con las administraciones, la comunidad científica y tecnológica y los agentes económicos y sociales, de manera que se creen sinergias que favorezcan la transición.
  8. Difundir la importancia de avanzar desde la economía lineal hacia una economía circular, fomentando la transparencia de los procesos, la concienciación y sensibilización de la ciudadanía.
  9. Fomentar el uso de indicadores comunes, transparentes y accesibles que permitan conocer el grado de implantación de la economía circular.
  10. Promover la incorporación de indicadores del impacto social y ambiental derivados del funcionamiento de las empresas, para poder evaluar más allá de los beneficios económicos que se generen en las mismas, como consecuencia de su compromiso con la economía circular.

Soluciones medioambientalesAdemás de la firma de este decálogo, nuestro compromiso nos ha hecho generar una serie de indicadores a petición del ministerio que sirvan como herramienta de seguimiento del pacto y que esperamos también sean de utilidad para nuestros clientes en materia de sostenibilidad. A continuación reflejamos el resultado de estos indicadores en 2017:

  1. Número total de activos recuperados y reintegrados en el canal de elementos útiles en lugar de ser gestionados como residuos: 3.203 unidades.

 

  1. Importe económico generado por su recuperación en lugar de por su achatarramiento. Diferencial entre ambas cantidades: 3.900.000 euros.

 

  1. Porcentaje de toneladas de elementos estructurales recuperados como útiles frente a las toneladas de residuos gestionados en vertedero: 99%.

 

  1. Número de empresas PYMES y autónomos que han adquirido equipos y activos recuperados para generar riqueza: 812.

Las empresas y las Administraciones Públicas deben comprender que todos los activos que no necesitan tienen un valor y pueden generarles un retorno económico y medioambiental al ser reciclados o reutilizados mediante soluciones de logística inversa como las que ofrece Surus Inversa.

8

Primer congreso en Galicia sobre economía circular

El próximo 30 de noviembre se celebra en el Palacio de Congresos y Exposiciones de A Coruña el primer Congreso de Economía Circular dirigido al sector empresarial de Galicia, fruto del convenio de colaboración suscrito entre Ecoembes y la Xunta. Esta iniciativa nace con el ánimo de dinamizar y dar a conocer la Economía Circular como modelo de desarrollo responsable en el ámbito empresarial gallego. La jornada mostrará casos de éxito dentro de este cambio de paradigma, que puede crear nuevas líneas de negocio, emprendimiento e investigación en Galicia.
Surus Inversa participará con una ponencia, enfocada a la industria, que presentará un mix de soluciones con los que hemos resuelto proyectos pioneros en esta Comunidad Autónoma. Proyectos que comprenden el desmantelamiento y venta de parques eólicos, buques como el Príncipe de Asturias e instalaciones y centrales térmicas, entre otros. Los casos de éxito de nuestra empresa ayudan a comprender de forma clara que en la sociedad actual es posible dar valor a todo aquello que las organizaciones ya no necesitan.

El congreso también cuenta con la participación de la Consellería de Medio Ambiente de la Xunta, Danone, CEOE, Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB), Fundación Economía Circular, así como otros ponentes relacionados con el sector de la distribución gallega y la pesca sostenible.
Confíanos en que esta jornada colabore a la difusión de la economía circular desde una óptica práctica y en conexión directa con la sociedad gallega. Ferrol y la Costa da Morte han sido dos enclaves fundamentales para Surus Inversa en los últimos dos años. Para nosotros será un placer y un honor volver a conectar con el tejido empresarial de Galicia, un lugar en el que hemos desarrollado algunos de los mayores retos a los que nos hemos tenido que enfrentar como empresa especializada en logística inversa.

9

LA ECONOMÍA CIRCULAR QUIZÁS SÍ FUNCIONE

Recuperación de valor. Caso particular de éxito

Para que la afirmación “a medias” del título de este post tenga algo de sentido debemos explicar en primer lugar qué es la Economía Circular y, después, tener claro el por qué quizás funcione y en qué sentido lo hace. Ya que, de lo contrario, esta entrada quedaría marcada por una opinión subjetiva y la idea fundamental es dejar claro que se pueden hacer las cosas de una manera diferente a lo que se ha venido haciendo hasta ahora; poniendo ganas y un poquito más de esfuerzo.

Actualmente en Surus Inversa estamos realizando un proyecto pionero junto a Demoliciones Lezama, S.L. A esta empresa, con sede social en Vizcaya, le fue adjudicado por parte de la Entidad de Infraestructuras de la Generalidad Valenciana (EIGE) el desmantelamiento de la infraestructura existente en el interior de los Tinglados 4 y 5 del Puerto de Valencia y la enajenación de los materiales resultantes. En esta última parte del trabajo (enajenación de los materiales resultantes) es donde queremos enfocar el porqué de este texto. Como dato adicional comentar que estas infraestructuras se construyeron para albergar los boxes y el paddock del Gran Premio de Fórmula 1 de valencia entre los años 2007 y 2012

IMG_5304

Bien, enunciado el asunto vamos a la bibliografía para hacer una referencia a uno de los principales fundamentos de la Economía Circular y no es otro que buscar la mínima generación de residuos y la reutilización frente al uso de recursos. En este proyecto concreto lo que estamos buscando es aunar ambas afirmaciones o intentonas en un hecho. La idea es desmontar toda la infraestructura existente y que, en las condiciones actuales, puede ser reutilizada por su estado de conservación. El fin de la vida útil del 90% de los materiales está muy lejos del año 2017. Lo fácil en este tipo de trabajos es echar todo abajo y recuperar solo lo que más valor intrínseco tiene al peso.

Nuestro firme compromiso con las directrices de la Economía Circular nos ha llevado a intentar buscar salida en el mercado secundario a todos esos materiales que pueden ser recuperados: carpinterías, placas de fibra, suelos, luminarias, sanitarios, etc. Realizando un desmontaje cuidadoso de estos elementos y materiales hace que se puedan reutilizar en torno al 90-95% de los mismos. En línea con esta reutilización de los materiales desmontados; lógicamente de forma directa se está reduciendo la generación de esos residuos que, como indicábamos antes, no deberían serlo por su estado actual de conservación.

En Surus Inversa consideramos que planificando bien desde el principio este tipo de proyectos, en los que conviven desmontaje y recuperación de valor con desmantelamiento y demolición, se pueden desempeñar ambas labores sin producir éstos un trastorno en el buen desarrollo de las obras. Asimismo consideramos vital darle importancia a la recuperación de valor de determinados activos, equipos y materiales, teniendo muy presente el fondo el cuidado del medio ambiente. Por ello, no tenemos duda de hacer nuestras las directrices de la Economía Circular y consideramos fundamentales en estos días en los que la sobreexplotación de recursos es un hecho y la búsqueda de energías alternativas un objetivo.

Para muestra de todo lo que digo…un botón:
activos del paddock
¡¡NO HAY DUDA DE QUE FERNANDO ALONSO ESTARÁ ORGULLOSO DE NOSOTROS!!

10

La economía circular: Opción, paradoja o peligro

La economía siempre ha tenido dualidades entre lo que es la realidad del mercado y los estudios que van más allá de esas tendencias. Habitualmente las hemos conocido como paradojas y aunque en ocasiones se trataba de humanizar y de desdramatizar las situaciones en determinados casos como este, los agentes económicos deberían tomarse nota y ver más allá de sus costes, hablando en plata de «lo barato».

Vayamos a este concepto de economía circular que ha surgido dentro de lo que dan en llamar sostenibilidad. Si entramos a la definición, vemos que se trata de reparar, regenerar y mantener el valor y la utilidad en el tiempo de productos, componentes y recursos.

Es tentador simplificar todos estos enunciados con el proceso de reciclaje. La teoría da para bastante más y no se trata sólo de parchear y seguir usando. Se trata de revisar todo el modelo productivo, de cara a acercarlo al modelo presente en la naturaleza, la llamada cadena trófica o ciclo vital que se renueva una y otra vez. Toca replantear el proceso y literalmente llevarlo a una posición en la que no haya residuos y cada etapa del proceso productivo pueda ser aprovechable para algún agente económico.

En los últimos tiempos, por la coyuntura económica, no hace mucho vimos como la estructura laboral fomentó la salida de los trabajadores de más edad con jubilaciones anticipadas o prejubilaciones. Paradójicamente, la sostenibilidad de los sistemas de pensiones ha obligados a ampliar la edad de jubilación tras la crisis, cuando los empleadores públicos o privados no saben como integrar a estos trabajadores.  La escasez y el ajuste han obligado a esta opción.

El modelo productivo actual, profundamente dedicado al consumo bastante rápido, fomenta la compra de lo mejor al precio más barato. Asistimos a una oferta variada a precios muy competitivos de máquinas y otros productos mejores cada día y una sensación de fomento del uso y su sustitución en un plazo muy breve. Ordenadores, móviles, tablets u otras herramientas tecnológicas.

Obviamente este ciclo no es sostenible. A pesar del abaratamiento de costes que prometen los avances tecnológicos, esta operativa obliga a una inversión constante, que en muchos casos anula otras posibilidades mucho más rentables a corto plazo. No hablaremos de las sospechas de obsolescencia programada…

La revisión de procesos, el uso de recursos renovables, la transformación de la producción, desacelerar este ciclo consumidor de productos de rápida caducidad… por tanto se convierte en una opción económica más que apreciable.

¿Está el mercado preparado para ello?

El problema es quien tira la primera piedra. ¿Tiene recursos nuestro mercado para facilitar estas posibilidades? A esta situación se suma el proceso de reconstrucción y ajuste de nuestra economía tras la crisis. Muchas empresas se han visto obligadas a cerrar completamente o a reducir su estructura, generando demasiados recursos que no pueden dar utilidad. La única vía era convertirlos en chatarra o en desmontarlos con el consiguiente coste económico y/o medioambiental. Afortunadamente, gracias a los principios de economía circular y a opciones como la que ofrecemos en Surus Inversa, esto ya no es así.

He dejado esta idea para el final. El ahorro o abaratamiento que se puede producir nos ha dejado una opción económica. Con frecuencia se ha tachado a la economía de ver sólo el lado financiero. Lamentablemente el coste medioambiental  debe ser tenido en cuenta. Estos procesos de achatarramiento no son inocuos siempre. El estudio de los actuales recursos y el alargamiento de su vida útil así como su comercialización debe ser el paso intermedio.